Menú Principal
14 de Julio de 2017

Directora nacional de PRODEMU a mujeres rurales de Maule: “el femicidio es el final de la cadena de violencia

En zonas campesinas debido a factores como lejanía, desconexión y educación, la cultura es más machista que las zonas urbanas.

Encuentro y Dialogo: Violencia contra la mujer, fue el nombre de la jornada organizada por PRODEMU en la provincia de Talca y en la que participó la directora nacional, Pamela Farías, quien conversó con 60 mujeres de las comunas de San Clemente y Maule, pertenecientes a los sindicatos de la Confederación Nacional Campesina y Trabajadores del Agro (CONAGRO) sobre violencia contra la mujer.

En la oportunidad, la directora comentó con las participantes su visión sobre la violencia de género y les señaló que, “la violencia es un pendiente que tenemos como país, tenemos en promedio unos 40 femicidios al año y en julio de 2017 ya contamos con la triste cifra de 24 muertes por este delito. Cuando se habla de ello, es porque estamos hablando al final de la cadena de la violencia, pero la violencia tiene pasos previos y desde ahí PRODEMU apunta a parte de su quehacer, porque cuando hay un femicidio hay un drama y también está la vergüenza de que como Estado no hemos avanzado con suficiente fuerza en un cambio cultural que permita erradicar la agresión contra la mujer”.

Algunas de las asistentes pertenecen al programa Formación para Mujeres Campesinas, Convenio INDAP – PRODEMU, que en la provincia atiende a 80 mujeres de 10 agrupaciones, ya que uno de los objetivos de la iniciativa es fomentar la asociatividad, además del emprendimiento. Los contenidos principales de este plan gubernamental es que en tres años de formación las participantes reciben herramientas de gestión, capacitación técnica en un rubro campesino, desarrollo personal y organizacional.

Considerando que las presentes en la charla son de origen campesino, la directora nacional de PRODEMU, se refirió al papel invisibilizado de la mujer  la Reforma Agraria – que en este mes se conmemora 50 años- y apuntó que, “fue un paso importantísimo, de justicia, de avanzar en desigualdad, pero que lamentablemente no consideró en primera línea a las mujeres”.

Y prosiguió con “Siempre se habló del campesino y las mujeres eran las esposas de los campesinos, su rol fue relegado al espacio privado de la casa, es decir, quienes hacían las cosas y se preocupaban del cuidado. Por suerte, con el paso del tiempo hemos ido forjando la noción de la mujer campesina como a una igual, como una mujer productora, participante de su comunidad, independientemente que aún quedan desafíos, como por ejemplo, la tenencia de la tierra, que es un detrimento que enfrentan muchas mujeres y que es el déficit de capital”, precisó.

En la cita, la directora (s) regional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, Pilar Melo, también dialogó con las mujeres, les comentó los alcances del  proyecto presentado a finales del año pasado por el Gobierno y que endurece las sanciones por violencia e igualmente les entregó herramientas de cómo actuar en caso de ser víctima o testigo de agresión. Estuvieron presentes las directoras regional y provincial de PRODEMU, Rosa Fuenzalida y Fabiola Flores, respectivamente.