María Inés Mora es egresada del programa Mujeres Rurales y se dedica a la venta de almácigos y hortalizas hidropónicas y en tierra, que crecen en su invernadero. 

Es del sector de Rangue (Aculeo) en la comuna de Paine. Tiene dos hijos y su marido sufrió un accidente cerebro vascular, por lo que el emprendimiento de María Inés es el principal sustento de la familia. Comercializa sus hortalizas en el sector utilizando sus redes sociales (Facebook y WhatsApp). Destaca María Inés por su proactividad y energía para dedicarle a su fuente de trabajo.  

“En estos momentos difíciles por lo que yo he visto, muchos maridos han perdido el trabajo, porque empresas han cerrado, además hay una baja en la cosecha. El emprendimiento de las mujeres ha sido muy importante porque ha pasado a ser la primera fuente de ingreso en el hogar, eso es valorado dentro de la familia” señala María Inés Mora, al ser consultada sobre cómo ha sobre llevado los efectos de la pandemia en su negocio.  

María Inés Mora va a invertir el fondo en semillas para hacer los almácigos y nutrientes para las hortalizas. “Para mí es muy importante tener estos elementos”, señala valorando la iniciativa de PRODEMU – Fondo Seguimos de Pie-que apoya a las emprendedoras del país.  

Al igual que muchas mujeres rurales de latinoamérica, María Inés también se suma a la campaña “#Mujeresrurales, mujeres con derechos”, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la cual PRODEMU es colaborador.