En terreno se conmemora Día Internacional de la Mujer Rural para visibilizar el aporte en sostenibilidad y seguridad alimentaria

  • En el Día Internacional de la Mujer Rural que se recuerda este 15 de octubre, son distintos los desafíos para este sector de la población clave en perpetuar la cultura y el saber del campo, que transmiten de generación en generación. 

En la comuna de Paine en la Región Metropolitana, se celebró una de las actividades de conmemoración del Día de la Mujer Rural, oportunidad en la que se visibilizó el aporte de las campesinas en cuanto a abastecimiento de alimento y al rol protector de los saberes tradicionales.  A la cita asistieron la primera dama y presidenta de PRODEMU, Cecilia Morel Montes; el ministro de Agricultura, Antonio Walker; la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Mónica Zalaquett, y los directores de PRODEMU e INDAP, Paola Diez Berliner, y Carlos Recondo, respectivamente, además del alcalde de la comuna, Diego Vergara.  

En la oportunidad, Cecilia Morel Montes saludó a los presentes y señaló que, “yo tengo una admiración por la mujer rural porque representa la esencia del principio de la vida, traen las raíces culturales, las tradiciones, labran con sus manos la tierra, generan alimento, crean belleza con las flores, trabajan siguiendo los ciclos de la tierra, están compenetradas con el planeta tierra y tienen  toda la sabiduría en este sentido. Hoy simplemente las felicito y reconozco a las mujeres de Chile que trabajan de sol a sol. Es bueno que se quieran y sepan que en todo Chile las valoramos”.

Al respecto, Paola Diez Berliner, directora nacional de PRODEMU, explicó que “la mujer rural es clave para la subsistencia y sostenibilidad del mundo. Porque ellas son las que preservan las tradiciones que van transmitiendo de generación en generación, la cultura misma del campo y de lo que es nuestro país en sus orígenes”, comentó a propósito de la conmemoración.

Trabajan hasta una triple jornada

La encuesta CASEN 2017 detectó que en las zonas rurales aún persiste la creencia en roles y estereotipos de género fuertemente heredados, por lo que tienen papeles sociales predefinidos sólo por el hecho de ser mujer campesina. En consecuencia, las labores de cuidado las realizan ellas generándose lo que se denomina la “triple jornada laboral”, es decir, combinar atención de niños y adultos mayores con quehacer doméstico, trabajo dependiente o independiente y labores propias del campo.

La encuesta también señala que un 37,1% de las mujeres residentes en zonas rurales son pobres multidimensionalmente, superando la media nacional de un 17%. Que implica una carencia en cuanto a educación, salud, vivienda y calidad de vida. En este sentido, la directora de PRODEMU señaló que “cuentan con menos servicios, información, salud escasa, mayor población bajo su cuidado y jornadas laborales con poco tiempo de ocio, por lo que están sobrecargadas hasta una triple jornada laboral”.

Promover la corresponsabilidad y el empoderamiento para que las mujeres puedan mejorar sus condiciones de existencia es la propuesta de Paola Diez, “es necesario consolidar la capacidad y autonomía de las mujeres rurales en todos los ámbitos para revertir las discriminaciones, brechas e inequidades de género” apuntó. Asimismo, añadió que el acercamiento al mundo digital también es un aporte al desarrollo de la autonomía económica, ya que pueden generar redes para el emprendimiento.

“Una manera de apoyarlas en este proceso ha sido la creación de la Ruta del Empoderamiento Digital, el que ha llegado a la fecha a 1.268 mujeres de las cuales, 198 declaran residir en sectores rurales. La propuesta está basada en un kit de conectividad que considera un plan de datos por 18 meses, que incluye un teléfono celular para navegación y minutos ilimitados y capacitación para adultas mayores e igualmente para emprendedoras. Por lo tanto, Fundación PRODEMU está satisfaciendo una necesidad social y económica, pensamos en las emprendedoras del mundo campesino” comentó la directora de PRODEMU.  

Cabe destacar, que el campo chileno se ha feminizado: los hombres –especialmente jóvenes- buscan nuevos horizontes en la ciudad, por lo que el rol de las mujeres en esta pandemia ha sido fundamental, ya que han sido las mujeres rurales las encargadas de entregar el abastecimiento primario: el de la alimentación.

El Día Internacional de la Mujer Rural busca reconocer la contribución de ellas en la promoción del desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural. La fecha fue establecida por Naciones Unidas.