Las mujeres beneficiadas tuvieron la oportunidad de rearmar sus negocios afectados en el contexto de la crisis social.

Algunas lo perdieron todo, otras no lograron recuperar las ventas que tenían proyectadas para el año. Mujeres emprendedoras, jefas de hogar, que vieron afectados sus negocios tras el estallido social del 18 de octubre, pero que hoy recobraron la esperanza de poder rearmar sus negocios gracias al Fondo Levántate Mujer entregado por el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género y la Fundación PRODEMU.

Se anunció el pasado 29 de noviembre de 2019 y postularon más de 2 mil 300 mujeres de todo el país, de distintos edades y pertenecientes a distintos rubros: Gastronomía, cosmética, servicios, orfebrería, entre varios.

Tras el proceso de evaluación de daños y selección, más de 620 mujeres fueron beneficiadas con una ayuda económica de $250.000 en comprar asistidas de materiales o insumos para sus emprendimientos.

 “En nuestro país gran parte de los emprendimientos son liderados por mujeres porque es una forma para compatibilizar la vida personal, el trabajo y la familia. La crisis social ha significado la paralización de muchos de ellos. Con un profundo compromiso  con las mujeres –  entre ambas instituciones-  se ha buscado permear sus efectos apoyándolas para que sigan fortaleciendo su autonomía económica, uno de los pilares fundamentales para alcanzar la igualdad de género,” señaló Paola Diez, Directora Nacional de PRODEMU.

El fondo nació de la necesidad de apoyar a la fuerza laboral femenina que, de manera directa o indirecta, sufrieron daños o perjuicios en sus negocios a partir de la contingencia actual del país.

“En Chile tenemos muchos hogares que son liderados por una mujer, quien además tiene la responsabilidad de mantener a sus hijos por sí mismas. Eso fue una de las principales motivaciones para reunirmos como instituciones que resguardan la integridad de ellas, y generar esta ayuda concreta para que volvieran a mirar el futuro con esperanza”, reconoció la Directora Nacional de SernamEG, Carolina Plaza Guzmán.

La jefatura femenina es predominante en los hogares de menores ingresos: un 52,8% de los hogares del primer decil. En el quinto decil de ingreso, es decir, de sectores medios de la población, la participación de la jefatura de hogar femenina alcanza el 40% y en el décimo decil, de mayores ingresos, llega al 30%.

“La crisis me afectó en el sentido que no tenía ventas, un mes sin ferias. Pero ahora con este fondo y con mis nuevas herramientas voy a hacer maravillas en muy poco tiempo. Con este fondo tengo todas las energías y las ganas de seguir emprendiendo y que surja mi emprendimiento”, señaló Claudia Meneses-Cuaya, quien tiene un negocios de Orfebrería.

Otra de las ganadoras del fondo fue Jessica Jara-Amicami, quien tiene un emprendimiento de venta de joyas. “Estuve más de un mes con venta cero, porque los lugares donde nosotros trabajamos es afuera de los metros entonces no había metro, no habían ferias. El fondo para mí fue como caído del cielo, de verdad que me ayuda mucho y me permite comprar materiales para poder tener más productos. Inyectar esto a las emprendedoras de verdad que a uno le levanta el ánimo y le hace tener esperanza en que si va a poder levantarse de nuevo”.

La entrega del fondo comenzó a principios de enero y se extenderá hasta marzo, a través de una compra asistida que realizan profesionales de PRODEMU.