Menú Principal
11 de Octubre de 2017

Rocío Ruiz, fundadora de ONG Emprendedoras de Chile: “La estratificación social crea brechas muy importantes entre las mujeres”

La semana pasada, un grupo de emprendedoras que participan de los programas de Prodemu en la Región Metropolitana se capacitaron en una técnica de presentación conocida como Elevator Pitch, que consiste en poder transmitir de manera clara, precisa y atractiva una idea de negocio a un posible inversor, socio o cliente, en el tiempo que dura un trayecto en ascensor, que puede ir entre los 30 segundos hasta un minuto.

Para conocer y aprender esta técnica, similar a la que puede verse en los docurealities donde los emprendedores exponen ante un comité de inversores, fue presentada a las participantes por Rocío Ruiz, co- fundadora de la ONG Emprendedoras de Chile, que de ser una comunidad de Facebook en el 2011, como un espacio para compartir experiencias entre emprendedoras, que en 2013 ya contaba con  360 participantes interactuando entre si y conociendo sus necesidades más comunes. Desde 2014 que este grupo se constituyó como una ONG, con una estructura de trabajo y programas de apoyo que ya cuenta con 1500 participantes.

Rocío Ruiz tiene una extensa trayectoria como consultora empresarial y directora de Pymes en España, es licenciada en Ciencias Empresariales de  la Universidad Autónoma de Barcelona, con un magíster en Dirección Contable y Control de Gestión, y otro magíster en Derecho Empresarial. Lleva cerca de 3 años viviendo en Chile apoyando emprendedoras a través de su organización y en esta entrevista nos da sus impresiones al calor del trabajo con las participantes de Prodemu, “muchas de ellas realmente nos han transmitido ese valor agregado que tienen sus productos, se han diferenciado, creo que hemos conseguido  el objetivo, dentro de los parámetros de que es la primera vez que lo exponen en público”, asegura entusiasmada.

 

¿Cómo ves a estas mujeres que participan en Fundación Prodemu en comparación con otras y otros tipos de grupos con los que has trabajado?

He trabajado con  emprendedoras que tienen un perfil similar, porque nos enfocamos en mujeres de sectores socioeconómicos vulnerables, o con mayores barreras a la hora de entender que hay otras mujeres. De todas maneras hay una gran diferencia cuando trabajo con grupos que vienen del ámbito privado, a estos grupos que se generan en instancias como Prodemu, o Sernameg, con quienes he trabajado en algunas ocasiones.

Estas mujeres están más sensibilizadas con el tema de las redes, de hacer contactos entre ellas de una forma más amigable, están más relajadas, forman mejor equipos, se ayudan mucho más que cuando se juntan desde la sociedad civil, como de las ONGS. Ahí son más reticentes, tienen miedo de que les copien. Se nota una gran diferencia, como lo he podido apreciar con este grupo, en que se ayudan mucho entre ellas. Aquí son mujeres, muchas de ellas artistas, que hacen un trabajo muy bonito, que cuando lo presentaron en una clase en la primera sesión  y contaron un poquito a qué se dedicaban, pero no resaltaban, ni transmitían realmente el valor de lo que ellas hacen. Ahora, después de ls sesiones, muchas de ellas realmente nos han transmitido ese valor agregado que tienen sus productos, se han diferenciado. Creo que hemos conseguido el objetivo, dentro de los parámetros de que es la primera vez que lo exponen en público y que el efecto del Pitch es una técnica de la cual se van interiorizando con el tiempo y que ya a los 6 meses de estar practicándolo puedes decir que la dominas, siempre con el apoyo de un mentor o mentora y para un público determinado. No es lo mismo un Pitch para un grupo de clientela, que hacia unos inversores, o para fondos concursables, o para hacer una alianza con otra emprendedora, o con otra empresa. El Pitch para hacer alianzas es una herramienta fundamental, ya que hoy en día, por el individualismo y las sociedades donde nos movemos, hacer alianzas es un valor añadido también.

¿Cómo se compatibiliza todo lo que uno ve acá en relación a la asociatividad, cooperativismo, solidaridad, sororidad  que contrastan con lo que uno pueder ver  del mundo de los negocios, bastante duro, con empresarios que muchas veces no tienen las mejores maneras para tratar a las personas, donde los estilos de comunicación  se imponen en a base a la competencia?

Bueno, este Elevator Pitch, no es el de Sillicon Valley, para inversionistas, es uno adaptado para las emprendedoras de este país, con los pies en el suelo, que  llevan años emprendiendo, que saben vender, pero que si  le incorporamos la técnica  para su propia realidad, no tienen que ir donde ningún inversor, por eso hacen Pitch de venta y de fondos concursables. No vamos a ir a enfrentarnos al “emprendosaurio”, o acudir este tipo de perfil que no es nuestro objetivo. Creemos que hay que elaborar estos Pitch para otro tipo de circunstancias, porque es también una inyección de empoderamiento, es la vía que te permite plantearte internamente y proyectarte también hacia el exterior como una persona profesional, de  “No, mira yo hago queques, o hago alfajores”, a “Mira yo tengo una línea profesional de productos alimenticios sin gluten especial  para celiacos”, cambia ¿verdad?, eso es lo que pretendemos, darle ese perfil profesional, pero desde el empoderamiento, desde el creerse capaz, desde el saber transmitir eso  y creo que en un curso tan pequeño solo hemos sembrado una semilla que hay que irla trabajando y mirar qué formas a desarrollar podemos emplear, porque también se trata de eso, de cuál es el feedback que tenemos acá para adaptarlo todavía más en concreto  a los perfiles de Prodemu.

¿Cómo ves a las mujeres de Chile en comparación con las de otros países?

Durante estos 4 años en Chile he trabajado con muchas emprendedoras, la mayoría de sectores económicos medios y bajos, pero también de organizaciones como Start Up Chile que son emprendedoras que vienen de otros estratos, con otras prioridades y otros objetivos. Yo sinceramente me siento más a gusto con personas como las mujeres de este grupo y lo que veo en Chile en cuanto a las mujeres es que la estratificación social a la que estamos sometidos todos y todas, crea unas brechas muy importantes entre las mujeres, ellas son más reactivas porque están más oprimidas,  estando igual de oprimidas que el resto de las mujeres en el mundo, en mayor o menor medida, como decían antes del año 95 en  la Conferencia de Beijing , que tenemos ese nexo común todas las mujeres en el mundo estando bajo un sistema patriarcal, pero eso que tenemos en común, aquí esa brecha la veo como muy abierta a más mujeres porque la estratificación social  se grafica, incluso, geográficamente.

El rechazo a lo que es distinto, cierta curiosidad por el migrante europeo como yo, y a la vez cierto desprecio por otros grupos de migrantes, a mi eso me indigna. Yo soy consciente de que hay privilegios con los que vengo, sé que los tengo y no los he elegido tampoco, pero soy consciente que otras personas no los tienen  y me duele ver esta discriminación que hay, no solamente en la sociedad en general, sino que también entre algunas mujeres. En grupos que están en estas instancias acogidos por una institución como Prodemu se genera este calor humano que luego en la calle es otra cosa, pero esto es una inyección de empoderamiento que funciona luego en la calle, en la experiencia de la ONG tenemos que muchas emprendedoras nos han escrito después y nos han sorprendido porque nos han dicho “gracias a aquel curso de mejoras en ventas por redes sociales, ahora estoy haciendo tal, muchas gracias, me abristeis los ojos y al final eso es con lo que te quedas, lo que te llevas.