Hace ya más de dos meses que conocimos las cuarentenas, el toque de queda, los cordones sanitarios, las mascarillas. Vivimos las restricciones a nuestras habituales libertades que hoy se extrañan tanto. Los efectos secundarios calan profundo en la sociedad chilena. La falta de trabajo y recursos, el deterioro de la salud mental, el aumento en la violencia intrafamiliar, la constatación del hacinamiento que viven tantos, la soledad, el dolor y el hambre.

En PRODEMU quisimos, desde el inicio de la pandemia, conocer la situación de las mujeres. Ideamos una red de teléfonos, operados por nuestros profesionales y desde nuestra base de datos, comenzamos a llamarlas, por su nombre. A través de una íntima conversación, con preguntas respecto a sus sentimientos, emociones, su situación laboral y la organización del hogar, fuimos generando una escucha de 35 minutos promedio, en que se las acompaña, apoya, contiene e informa sobre los distintos beneficios y medidas que va tomado el Gobierno. Esta experiencia inédita para PRODEMU derivó en la iniciativa ProdemuEscucha, en que las mujeres pueden llamar directa y gratuitamente al número 800364200. El impacto se ha traducido en más de 25.000 conversaciones, llegando, entonces, a más de 25.000 hogares.

Pero, ¿qué nos han contado las mujeres? El 70% de ellas señala que el miedo al contagio, la incertidumbre de qué es lo que pasará, la ansiedad y la tristeza por lo que vive nuestro país es lo que prevalece en sus sentimientos. El 66% de las mujeres señala que trabaja remuneradamente. De las independientes, la mayoría informales, el 90% declara que están muy angustiadas pues su situación laboral ha cambiado desde que se inició la pandemia y de aquellas que trabajan en forma dependiente, así lo señala el 67%, ya que han sido despedidas o sus remuneraciones han bajado.

Estas cifras no hacen más que confirmar lo que estamos viviendo. Es urgente llegar cuanto antes con recursos directos a la ciudadanía para satisfacer las necesidades más básicas, antes de que sea demasiado tarde. La pandemia nos llevará a tener que sostener una crisis económica familiar, tendremos que generar empleos de emergencia, movilizar ayuda humanitaria, y sobretodo, cambiar nuestra actitud. Esta crisis es única, en que se juega la vida de las personas y la sostenibilidad de un Chile que avanzaba hacia un cambio social y político y para no perder el rumbo, necesitamos de la voluntad y decisión de todos y todas, dejando atrás las divisiones y pequeñeces y mirar juntos hacia un Chile más justo.

Paola Diez Beringer / Directora Nacional de Prodemu