Home Noticias
Category:

Noticias

Ruta de la Cultura:

 

Mujeres fueron certificadas del Taller de Cultura Expresión Corporal

 

En la comuna de Pomaire y con una exposición final que consistió en la presentación de esculturas realizadas con alambre y papel couché, se llevó a cabo la certificación del Taller perteneciente a la Ruta de la Cultura, que tiene como objetivo que las mujeres comprendan el arte como un medio que permita la liberación emocional, tanto individual como colectiva y se entiendan como personas con capacidad creativa y reflexiva.

 

El Taller consistió en 10 sesiones; 7 formativas, desarrolladas por Catalina Maruri, Coordinadora de Apoyo Profesional de la región Metropolitana y donde instruyó a las mujeres en temas de género, empoderamiento, autonomía, expresión, disciplina artística, activismo, arte, entre otros. Mientras que las sesiones complementarias (3), fueron desarrolladas por Verónica Fredes, ceramista de Pomaire y donde las mujeres llevaron a cabo las esculturas con alambre y papel couché. 

 

“Esta experiencia fue maravillosa para mí, por todo lo que hicimos y por haber hecho nuevas amistades; con cariño, unión, mucho respeto y, sobre todo, nos dimos cuenta que podíamos hacer algo más que barrer, lavar loza y criar a nuestros hijos e hijas. Este taller nos dio la capacidad para entender que somos capaces de mucho más. Estoy muy agradecida”, expresó Rosa Osorio, participante del Taller.

 

La instancia les permite a las mujeres participantes adquirir técnicas para desarrollar este tipo de productos y promover el desarrollo y conciencia personal, a través de este tipo de expresiones artísticas.

 

4 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Recicla telas y crea aros con forma de flores nativas:

 

Emprendedora de Prodemu: “Soy feliz adornándoles la vida”

Olivia Sánchez Ulloa (46) está ligada a Prodemu hace más de 10 años, esto heredado de su madre, quien tomó talleres en la Fundación mucho antes que ella. Hoy, Olivia vive de su emprendimiento @Tusflores.accesoriostextiles.

 

“Soy feliz dándole color a sus caritas y adornándoles la vida”, es lo primero que dice Olivia Sánchez, quien con sus manos crea aros con telas recicladas, son unos aritos muy especiales, ya que de manera autodidacta los realiza con formas de flores nativas chilenas.

 

Pero no todo ha sido colorido para Olivia. Los últimos años no han sido fáciles para esta artesana, quien con lágrimas en los ojos cuenta, “la pandemia ha sido difícil, porque mi pareja se contagió de Covid y lo perdimos, pero hay que seguir. A él siempre le encantaban mis flores, me decía ‘chanchita es lo más lindo que has hecho’. Para él todas eran las más lindas. Era mi fan”.

 

“Ha sido súper duro, pero hay que seguir floreciendo. El arte es transformador, es terapia y hay que canalizar porque la pena siempre va a estar, uno tiene que aprender a vivir de alguna forma, pero los colores, el trabajo, la mente, te ayudan a ver colores y sentirte mejor”, dice esperanzada.

 

Es que el amor por las flores y su arte le dan energía. “Las flores motivan a seguir el instinto de supervivencia, de constante creación para mí, eso es vital. No sé qué hubiera hecho sin poder seguir creando”.

 

Tras enviudar, Olivia comenta que ha logrado vivir de sus joyas florales, y comenta con orgullo: “mi emprendimiento es de arte textil en flores, encuentras variedad infinita de flores y colores también hago personalizados y tengo una línea de flores nativas, chilcos, quinchamalí, flores de chagual y muchas flores nativas. Pueden pedir con sus metales favoritos. Me dedico a hacer flores en tela reciclada, trabajo los pistilos, con bolillos calientes, termo fusión y me encanta lo que hago”.

 

Comenta además que “participo de algunas ferias de Prodemu, llevo muchos años con Prodemu, aproximadamente 10 años, lo hago de manera itinerante en diferentes comunas, donde me invitan, voy (…) Mi mamá trabajó también con Prodemu, hace muchos años atrás, en el tema Patrimonial. Heredé esa cercanía a Prodemu”.

 

“Hicimos con mi mamá, hace mucho tiempo unas guías patrimoniales de Peñalolén, ahí se empezó a armar este tejido entre mujeres que nos ha servido mucho. Mi mamá es folclorista y presidenta de la unión comunal de Peñalolén”, asegura Olivia.

 

A eso agrega: “Tomé varios talleres en Prodemu con mi familia, pero referente a patrimonio y de ahí partió esto de incursionar en tela, leía cómo otras hacían y mezclé mis formas. Así estoy de autodidacta haciendo mi arte textil de flores”.

 

Finalmente, respecto a su cercanía con Prodemu, Oliva dice “me ha entregado  un círculo de mujeres, tengo clientas muy antiguas. Pasé por el luto y siempre me han apoyado, me tiran para arriba, me dicen tráenos cositas, hay una feria, ¿necesitas algo? Son lazos de muchos años”.

 

3 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Claudia Labra es fundadora sindical y la funcionaria más antigua de Prodemu

  • Un año después de su creación, llegó a trabajar a Prodemu, quien hoy es la secretaría de la Dirección Nacional de Personas. Claudia contó cómo han sido estos 30 años y todo acerca de cómo nacieron los sindicatos.

Más de la mitad de su vida ha trabajado en Prodemu, Claudia Labra Morales (55), ha visto pasar directoras, compañeros, experiencias, programas, pero también ha contribuido a la organización sindical de la Fundación.

 

Era 1991, estaba en su oficina en la rectoría de la Universidad de Santiago, cuando recibió el llamado de una amiga que le preguntó ‘¿Quieres irte a trabajar a Prodemu?’. La respuesta ya se sabe. Hoy con 30 años de servicio, Claudia es la secretaria de la Dirección Nacional de Personas y la trabajadora más antigua en Agustinas 1389 y en todo el territorio.

 

“Tenía 24 años, llegué al departamento de Formación y Capacitación de ese entonces, teníamos que ver con todo lo que hacía la institución y en un principio la idea básica de este departamento era generar programa para las mujeres, pero que no fueran las típicas manualidades que se le hacían a las mujeres a través del Cema Chile”, dijo.

 

En esa cronología de una naciente Fundación es que “luego se formó la dirección técnica, ahí estaba formación por un lado para ver temas de género, y capacitación que era una técnica específica”, cuenta con un dejo de nostalgia.

 

Respecto a los años de servicio, Claudia acepta sonriente: “Sí, soy la más antigua. Se siente raro, porque en la administración anterior en algún momento se fueron compañeros que eran más antiguos que yo, entonces cuando me tocó el caso particular de que se fuera la que era la recepcionista y que a todo el resto ella los había recibido. Cuando se fue, fue como un balde de agua fría, no lo esperábamos”.

 

“Vayan y hagan lo que tienen que hacer”

 

Antes del primera lustro desde la creación de Prodemu, llegó el momento de organizarse, Claudia Labra participó activamente. “Estuve en el sindicato desde sus inicios, fui una de las fundadoras del Sindicato 1 de trabajadoras/es”, contó.

 

También cuenta que “partimos un poco antes de que terminara la gestión de Patricio Aylwin, sabíamos que se venía un cambio, estábamos medios organizados, hicimos una especie de cooperativa y dijimos ‘hay que hacer algo, no nos podemos quedar sin tener nada’ y creamos la organización sindical y nos fuimos a juntar todos a la casa Kolping, la administración nos dijo vayan no más y hagan lo que tienen que hacer”.

 

Aunque asegura el momento no estuvo exento de contradicciones. “Hicimos nuestra primera elección sindical y en esa primera votación, salieron 3 hombres. Éramos 99% de mujeres en el Prodemu y salieron 3 hombres, es anecdótico”.

 

Labra Morales también reconoce que todo ha mejorado, “ahora hemos crecido, siempre les digo a las chiquillas que las grandes mujeres nos apoyamos, es una frase bien hechita. Siempre nos han hecho competir. Eso fue evolucionando, hemos tenido grandes liderazgos femeninos en la organización sindical”.

 

Con relación a su salida del Sindicato 1 y arribo al Sindicato 2, señala “durante la antepenúltima elección tuvimos diferencias que fueron irreconciliables en ese momento y me decidí apartar de esa organización y yo no puedo estar sin organización sindical, porque tengo una cosa de cultura de formación, entonces nos adherirnos al otro sindicato”.

 

Finalmente, Claudia hace un análisis general, “puedo decir que mirando la cosa, casi desde afuera. Las dos organizaciones son muy valiosas, para la institución. Siempre he pensado que en la diferencia es en donde crecemos, si pensamos todos iguales y hacemos todo igual, no vamos a crecer nunca”.

6 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Auxiliar de Servicio de Marga Marga:

 

“Prodemu es una de las raíces fundamentales en lo que soy ahora”

 

Mariela Briones fue participante en Prodemu, hace 8 años se transformó en trabajadora de la Fundación y hoy, a sus 51 años, es estudiante de tercer año de trabajo social en la región de Valparaíso.

 

A fines de los ’90, Mariela Briones Olivares (51) llegó como participante a Prodemu en Quilpué, en la provincia de Marga Marga, sin siquiera sospechar que era el inicio de un cambio de vida, no sólo para su familia, sino que en su manera de ver la vida.

 

Al comienzo, su participación fue en una capacitación de oficio, taller de aseo industrial e hizo su práctica en el Hospital Naval. “Luego hice un taller que fue muy significativo para mí. En el 2006 tomé un curso de liderazgo, se llamaba Escuela de Líderes y Dirigentes Sociales, en ese tiempo yo pertenecía a un comité de vivienda, de hecho mi vivienda la conseguí perteneciendo al comité. Fue muy importante ese curso”, comentó Mariela.

 

-¿Inolvidable? Sí. Te entregan herramientas de desarrollo personal que es de las cosas que encuentro fundamental, base de todos los programas y talleres, es como uno se va reconociendo en todos los ámbitos como mujer, su autonomía, lo que uno logra hacer en todo el desarrollo personal.

 

Luego, Briones Olivares, siguió con talleres de Desarrollo de Poder Local y Educación Cívica. Mariela jamás imaginó que gracias a ese mismo lugar en donde se capacitaba, encontraría trabajo. Primero como trabajadora de casa particular y en el 2011-12 como auxiliar de servicio en el Colegio Montessori, pero nada hacía presagiar que el 2014, la llamarían para realizar un reemplazo como auxiliar de servicio en la oficina de Prodemu en Marga Marga, lugar al que llegó para quedarse, “llevó 8 años trabajando en la Fundación”, contó.

 

Pero eso estaba lejos de ser todo lo que Mariela alcanzaría, porque en el 2020 tomó una decisión y según ella misma señaló: “me puse a estudiar técnico en trabajo social y ahora estoy en AIEP con continuidad de estudios en lo que equivale a mi tercer año para lograr el título de Trabajadora Social”.

 

El sueño de estudiar

 

Nunca es tarde para cumplir sueños, no hay edad para aprender o siempre se aprende algo nuevo, dicen por ahí y eso lo sabe bien Mariela Briones, quién ahora está a la mitad del camino que la transformará en Trabajadora Social.

 

  • Pero, ¿qué tiene que ver Prodemu en todo eso? Estar inmersa en esta fundación ayuda en cómo te manejas, como te desarrollas, te otorga crecimiento, estudiar lo tenía como una idea, pero muy lejana. Sin embargo, conocer este trabajo, me ayudó a querer estudiar, poder aportar, ser agente de cambio
  • ¿Cómo te ayudó tu paso por Prodemu? Me generó autonomía, tener otra perspectiva, porque ves las necesidades de otra forma y lo que puedes aportarle a las mujeres, es un crecimiento personal y profesional.
  • ¿Qué decían tus hijos cuando decidiste estudiar? Al inicio mis hijos fueron el motor de energía  y apoyo, estaban emocionados cuando me inscribí, por el desafío que yo enfrentaba y nos vimos en un momento en que estábamos los 3 estudiando.
  • ¡Uy! Se puso difícil… Con esto de la pandemia, no fue fácil. Porque 32 años sin tener la rutina de estudio. Gracias a Prodemu, el lenguaje de estudio es algo más fácil para mí. Tener mirada como participante y como funcionaria de la fundación me da una perspectiva diferente, tienes otra mirada. Prodemu es una de las raíces fundamentales en lo que soy ahora.
  • Valiente decisión… Las limitaciones se las pone uno, hay que mirar las oportunidades no desde la vereda del frente, sino que desde la misma vereda, dar ese paso para llegar a ser lo que tú realmente quieres ser como mujer.
  • ¿Orgullosa de su paso como participante y trabajadora de Prodemu? Las herramientas que te otorga Prodemu en sus talleres, es un cambio y ese cambio lo vi en mí y lo veo en las participantes que han pasado. Mujeres que tenían una idea de emprendimiento y ya lo hicieron real, ellas hacen redes de apoyo entre ellas misma, socializan mucho más, eso te da un potencial.
4 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Nadia Barría Becerra, Concejala de Caleta Tortel:

 

“Prodemu nos dio herramientas de empoderamiento personal y de superación”

 

Nadia entró hace 3 años al programa Mujeres Rurales de Indap Prodemu, y en la mitad de este camino fue electa concejala de Tortel. Hoy es parte de las 6 mujeres que cultivan en invernaderos hechos por ellas , y en su año de egreso espera seguir reuniéndose con mujeres en este tipo de proyectos.

 

Cuándo pensamos en vivir en el sur, la idea de un hermoso paisaje, olor a leña y tranquilidad es lo primero que se nos viene a la cabeza. Sin embargo, detrás de esa idea soñada, hay esfuerzo, trabajo y adaptación.

 

Es lo que viven 6 mujeres de Caleta Tortel, en la Región de Aysén, así nos comenta Nadia Barría Becerra (33), participante de tercer año del Programa Mujeres Rurales de Indap Prodemu,  y desde hace un par de meses, concejala de la comuna austral de Chile.

 

“Llegué a Prodemu mediante Indap, por ser usuaria, mucho antes participé en las mesas de jóvenes rurales de Indap; después apareció el Programa Mujeres Rurales de Prodemu. Ingresamos e hicimos un grupo de mujeres, quienes aún estamos activas, ya estamos en el tercer año, este año egresaremos”, cuenta de entrada la concejala.

 

Nadia ahora es una autoridad municipal, elegida por votación popular, pero no siempre vio la realidad de la comunidad desde esa perspectiva,“Prodemu nos ha entregado herramientas de empoderamiento personal y de superación” y en eso “te acompañan hasta que logras tu objetivo”, expresó.

 

En este recorrido de aprendizaje, el año pasado tuvo capacitaciones técnicas en terreno, en que el educador les enseñó cómo sembrar. “En Totel tenemos un clima muy húmedo, es un pueblo muy lluvioso, la única manera de cultivar es bajo plástico, en sistema invernadero, esa fue la primera inversión que sacamos por Prodemu”, dice la agricultora.

 

Bajo esa realidad, es que han tenido que aprender sobre tecnologías que deben aplicar en el terrotorio: “En todo el país, el tema es la escases hídrica, pero nosotros tenemos estrés hídrico, porque vivimos con harta agua, es muy diferente a lo que vive la gente en el norte, por lo que las tecnologías que debemos aplicar tienen que ser diferentes, si quieres tener cultivos en invierno tienes que tener calor dentro de tu invernadero, ya en marzo nosotros partimos con las lluvias y las heladas”.

 

Con la escena climática en contra y las distancias nada es simple. Nadia, por ejemplo, para llegar a su casa donde vive con su pareja, debe ir 15 minutos por carretera desde Tortel y luego tomar una barcaza, por eso asegura que el temple de ella y sus compañeras es fundamental, “el ánimo es importante. Cuando entré a Prodemu intenté que fuera así, les subía el ánimo a mis compañeras, que no decaigan, que lo intenten.

 

En septiembre les traía del campo el trasplante, para que de a poco lo hicieran. Este año ya tuvieron tomates en sus invernaderos, hubo una vecina que tuvo hasta melones”, señaló orgullosa.

 

Pero con el pasar de los años, estas mujeres campesinas ya ven sus frutos. “En mi caso, vendo trasplantes, hierbas medicinales y suculentas, esas cosas. Las otras chiquillas venden en Tortel, vienen a la feria que tenemos algunas veces, ahí venden hortalizas, mermeladas y otras cosas”.

 

A poco de egresar de Prodemu y de acuerdo  a lo que relata, “la idea es que luego de terminar con este programa, es seguir con esto, formar un grupo de mujeres para seguir entusiasmándonos entre todas, porque Tortel es súper chiquitito, tiene menos de 600 habitantes y es necesario para nosotras”.

 

Finalmente Nadia Barría comentó que “le diría a las mujeres que vuelvan a trabajar la tierra, que la tierra da no sólo para alimentarte, también es un bien monetario que te da cuando cultivas. Es un pasatiempo hermoso, es alimentar a tu familia y alimentar tu alma” concluye.

 

5 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Egresada de Prodemu es la ganadora de concurso para potenciar su cultivo de Hongos Ostras

Zunilda Vásquez Muñoz, es la primera ganadora del Programa TalentA de la Multinacional Corteva, por medio del que la emprendedora de la provincia de Chacabuco y egresada de del programa Mujer Rural de Prodemu, se adjudicó nada menos que 5 mil dólares.


Abril 2022. “Estoy fascinada”, son las primeras palabras con las que Zunilda Vázquez Muñoz (60) ex participante del Programa Mujer Rural de Prodemu, expresa lo que sintió al enterarse de que su proyecto de cultivo de Hongos Ostra se quedó con el primer lugar en el concurso del Programa TalentA de la Multinacional CORTEVA, que se llevó a cabo por primera vez en Chile.


Zunilda vive en las cercanías de Colina, en donde le da forma a -como ella dice- su “proyecto de vida”. “Egresé de Prodemu, estuve 3 años con un proyecto asociativo, justamente de los Hongos”, cuenta.


Pero además, la flamante ganadora cuenta que enviudó el 2015, luego decidió cuidar a su nieta y pensó que sus estudios de podología le ayudarían a tener algunos ingresos, pero esta idea cambió cuando vio la oportunidad de lograr una de sus metas, “para mi entrar a Prodemu fue el pie a valorarme (…) cuando tomé el proyecto Prodemu Indap, me iba a ir a Santiago, estaba desilusionada, estaba viviendo un duelo, me iba a ir a cuidar a mis nietos a Santiago, pero cuando aparece el proyecto de los Hongos, dije no”.


Además contó que producto del cáncer que afectó a su compañero, tuvo el primer acercamiento a la Fundación: “primero en Prodemu hice un curso de primeros auxilios, justamente pensando en lo que estaba viviendo y el cuidado de enfermos y de ahí algunas charlas, pero así como en un programa en donde entregan herramientas y empoderan a la mujer en el trabajo no había estado hasta que entré al tema de los hongos”.


Es así como tras años de esfuerzo y trabajo, hoy Zunilda Vásquez es la ganadora del concurso en donde recibió un aporte que sobre pasó los 4 millones de pesos, “mi asesora de Prodemu, que era quien me ayudaba con los hongos, me mostró el concurso de la multinacional, yo le dije ‘ya señorita Ángela, voy a llenar el formulario”, así con ayuda de su hija y mucha fe logró enviar su postulación.


Pero la sorpresa fue mayor cuando la semana recién pasada, recibió el llamado.  “Estaba en clases, me arranqué para contestar y me dicen que gané, no sabía qué hacer si gritar  o saltar, después pensé que podía ser una broma. Me gané 5 mil dólares en financiamiento, capacitación y en difusión”, señaló emocionada.


Respecto a que hará con su premio, la agricultora dijo: “mi proyecto es certificar los hongos, quiero obtener la Resolución Sanitaria, quiero crecer, darle trabajo a más mujeres, ser autónoma, quiero ser “seca”.


“Mi mensaje para las mujeres es decir que sí se puede, que sí se logra, que nosotras las mujeres podemos decidir por nosotras, elegir lo que queremos ser, que nadie te diga lo que tienes que ser. Tú tienes que tomar la decisión, si se puede con la ayuda de agrupaciones como Prodemu, Indap, en el Municipio hay programa especiales para las mujeres, tienen que acercarse a esos lugares”, finalizó.


4 views
0 FacebookTwitterPinterestEmail
Newer Posts